Simples pasos para mantener un forraje de calidad

Lista de puntos a verificar para un buen manejo del ensilaje

  • Seleccione el híbrido o variedad de forraje apropiado.
  • Siga buenas prácticas agronómicas.
  • Asegúrese de que la estructura delsilo esté en buenas condiciones.
  • Corte y seque el forraje durante clima favorable.
  • Coseche los forrajes a la humedad y madurez recomendadas.
  • Pique el forraje a la longitud óptima.
  • Utilice un inoculante bacteriano para una fermentación más eficiente.
  • Aplíquelo a la dosis recomendada, utilizando un aplicador apropiadamente calibrado.
  • Ensile el forraje tan rápido como sea
  • Distribuya el forraje uniformemente en el silo.
  • Obtenga una elevada densidad de compactación.
  • Cubra y selle la estructura del silo.
  • Durante la alimentación, utilizar la cantidad recomendada de ensilado de la cara que está siendo descargada.

 

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¿Problemas con de ensilaje? ¡Aquí las soluciones!

Solución de problemas de ensilaje

La siguiente guía ayudará a determinar las causas de problemas más comúnmente encontrados asociados con la producción de ensilaje.

Problema 1: Calentamiento

El ensilaje se calienta excesivamente (> 49°C)

durante la respiración y la fermentación

  • Elevado contenido de material seca
  • Tamaño de picado largo
  • Tasa de llenado lenta (respiración prolongada)
  • Compactación inadecuada
  • Entrada de aire en la pared del silo o alrededor de las

puertas

  • Contaminación con microorganismos indeseables de

ensilado anterior, estiércol, etc.

  • Forraje muy maduro
  • Pobre distribución
  • Temperatura ambiental elevada
  • Daño por lluvia durante el secado

Problema 2: Pobre estabilidad aeróbica

 

El ensilado al alimentarse está caliente o tiene

pobre estabilidad en el comedero

–          Tasa de alimentación lenta

–          Tiempo excesivo en el comedero

–          Proliferación de hongos y levaduras debido a una

presencia inicial elevada y exposición prolongada al aire

–          Contaminación en el comedero con ensilado viejo,

ensilado con hongos, estiércol, etc.

–          Clima cálido y húmedo

–          Tamaño de picado largo

–          Entradas de aire en la pared o alrededor de las puertas

–          Remoción desigual de ensilado de la cara

–          .Compactación inadecuada

–          Forraje dañado en el campo por granizo, tumbado por

el viento, insectos, aves, etc.

Problema 3: Deterioro en la superficie

–          Contenido elevado de materia seca que contribuye a la

infiltración de aire

–          Tamaño de picado largo

–          Compactación inadecuada

–          Cubierta pobremente sellada

–          Cubierta que no sea a prueba de agua y viento

–          Tasa alimentación lenta

–          Relación elevada superficie:volumen

Problema 4: Deterioro en la masa ensilada

 

Deterioro que ocurre en la masa del ensilado

–          Contenido elevado de material seca que contribuye a

una pobre compactación

–          Tamaño de picado largo

–          Pobre distribución

–          Compactación inadecuada

–          Entradas de aire en la pared o alrededor de las puertas

–          Contaminación en el comedero con ensilado viejo,

ensilado con hongos, estiércol, etc.

–          Forraje ensilado muy húmedo

–          Bolsas de pasto, malezas, o tierra

Problema 5: El inoculante no ayudó

No hay beneficio aparente del inoculante del ensilado

–          Prácticas de manejo inapropiadas

–          Uso de otros aditivos con el inoculante, los cuales pueden reducir la viabilidad del inoculante

–          Comparar el efecto entre dos estructuras de almacenamiento diferentes

–          Comparar efecto entre forrajes diferentes

–          Comparar efecto entre diferentes años

 

Problema 6: Menor consumo, menos leche

Alimentar ensilado de pobre calidad:

–          Ensilado de la superficie deteriorada

–          Ensilado con hongos

–          Ensilado húmedo, sucio

–          Ensilado con un elevado contenido de material seca

–          Concentración elevada de ácido acético (fuerte olor a vinagre)

–          Concentración elevada de ácido butírico (olor pútrido agresivo)

–          Concentración elevada de amoniaco

–          Ensilado alto en nitrato

Factores de manejo:

– Alimentar ensilado antes de que la fermentación se haya completado, o cuando ocurrió calentamiento excesivo debido a una respiración prolongada

– Cambio en el horario de alimentación

– Cambio en los ingredientes de la ración

– Balanceo de la ración inapropiado

– Cambios en el lugar de alimentación

– Voltaje disperso

– Equipo defectuoso

– Cambio de forraje, por ejemplo, nuevo ensilado de maíz

– Cambio súbito de clima

 

Problema 7: Escurrimiento

Efluente o escurrimiento

–          Forraje ensilado muy húmedo

–          Pérdida de carbohidratos hidrosolubles y proteína soluble

–          Tamaño de picado muy fino

 

Elevadas poblaciones de microorganismos en el efluente puede ser de preocupación ambiental alrededor del silo, las corrientes de agua y estanques cercanos

 

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¡Asegurar el ensilaje es fundamental!

  • Seguridad en el ensilaje

Seguridad de la cara del silo horizontal

Partes de la cara de un silo pobremente manejado pueden colapsarse y causar lesiones o la muerte. Restrinja el área a todo el personal excepto a los encargados de la alimentación, nunca construya un silo a una altura que sea inalcanzable por el equipo de descarga, y no permita que se formen prominencias.

Al llenar, permanezca dentro de los límites de la capacidad del silo y no vaya más arriba de las paredes. Tenga cuidado al apilar Nuevo ensilado sobre ensilado Viejo, ya que puede suceder una avalancha. Al tomar muestras de alimento, utilice el cargador para obtener una muestra del ensilado del cargador frontal. Si camina sobre la superficie, manténgase alejado del borde de la cara del silo.

Gases del ensilaje

Dióxido de carbono y dióxido de nitrógeno pueden producirse durante las fases aeróbica y de fermentación, y pueden acumularse en niveles peligrosos en o cerca del silo. Inhalar estos gases puede resultar en daño pulmonar permanente o la muerte.

Los gases del silo irritan o queman la nariz, garganta, y pecho por inhalación, y pueden provocar pérdida de la conciencia. Siempre tenga una persona cerca al entrar al silo, y asegúrese de que el silo esté bien ventilado. Se recomienda utilizar una mascarilla. No entre al silo al menos durante 24 a 72 horas después de haberlo llenado.

Incendios en el ensilaje

El calentamiento excesivo y el flujo constante de oxígeno pueden conducir a un incendio en el silo. Varios factores contribuyen a un calentamiento excesivo, incluyendo elevada MS, tamaño de picado largo, llenado lento, y deficiente distribución y compactación.

Los incendios en el silo pueden ser muy peligrosos y deben ser extinguidos por bomberos profesionales entrenados para manejarlos.

Nitratos

La principal causa de intoxicación por nitratos en ganado proviene de la alimentación con forrajes dañados por sequía. Durante una sequía, la capacidad de la planta para convertir nitrato en proteínas disminuye, resultando en la acumulación de niveles elevados de nitrato en el tejido de la planta. Cuando es consumido por el ganado, los nitratos pueden interferir con la capacidad de la sangre para transportar oxígeno, provocando que el animal se asfixie.

Ensilar forrajes estresados por sequía ayuda a reducir el exceso de nitratos a amoniaco durante la fermentación, haciéndolo más seguro para los animales. Los lactobacilos han mostrado jugar un papel en la reducción de nitrato, lo cual justifica aún más el uso de un inoculante bacteriano. Se pueden tomar varias medidas para evitar o reducir el riesgo de intoxicación por nitrato:

  • No coseche durante o inmediatamente después de varios días de clima nublado.
  • Espere al menos 3 días antes de cosechar forrajes dañados por sequía a los cuales les ha llovido.
  • Coseche a media mañana o tarde en la mañana para permitir que la luz del sol metabolice la acumulación de nitrato que se llevó a cabo en la noche.
  • Si se sospecha de nitratos en maíz o sorgo, coseche los tallos alrededor de 30 cm arriba del nivel del suelo.
  • Si es posible, ensile antes de una helada.
  • Siga el programa de fertilización del forraje recomendado.
  • Se sugiere analizar todos los forrajes antes de alimentarlos.

Existe un gran número de otras toxinas, adicionalmente al nitrato, como las micotoxinas, que pueden estar presentes en el ensilado. Es una buena idea tener un análisis de laboratorio calificado para estas micotoxinas antes de alimentar los forrajes al ganado.

Listeria

La Listeria es una bacteria indeseable que puede crecer en áreas donde el oxígeno permanece atrapado en la masa del ensilado y el pH es superior a 5.5. Pueden crecer en un amplio rango de temperaturas (4-43°C) y contenido de MS del ensilaje (20-75%). Estos organismos pueden causar listeriosis, una enfermedad peligrosa para animales y humanos. En ganado con un sistema inmune deprimido, especialmente ovinos gestantes y recién nacidos, estas bacterias pueden causar encefalitis, aborto, y muerte. Los silos en rollo grandes son particularmente susceptibles al crecimiento de listeria, principalmente debido a la menor densidad del rollo y a una mayor relación superficie: volumen. La decisión sobre qué tipo de silo utilizar depende del forraje, mano de obra disponible, inversión de capital, manejo alimenticio, tamaño del hato, y preferencia personal

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¿Estas almacenando correctamente tu producto?

Estructuras de almacenamiento

Los silos verticales convencionales, los silos limitantes de oxígeno, bolsas de plástico, rollos envueltos, y trincheras, silos horizontales no profundos, o montículos (pastel, puente), son todos estructuras para ensilar forrajes. Se puede hacer un ensilaje de alta calidad de manera exitosa en cualquiera de estas estructuras de almacenamiento cuando se practica un buen manejo. La decisión sobre qué tipo de silo utilizar depende del forraje, mano de obra disponible, inversión de capital, manejo alimenticio, tamaño del hato, y preferencia personal.

Silos verticales convencionales

La forma de un silo vertical ofrece presión para una buena compactación, y expone menos superficie del ensilado que otros tipos de silo durante la fase de alimentación. Los silos convencionales están bien adaptados para almacenar 1000 toneladas / 908 toneladas métricas de ensilaje o menos.

Los silos verticales y su equipo de llenado y descarga requieren un mantenimiento regular. Asegúrese de que las paredes no tengan grietas, y que las puertas cierran bien para no permitir la entrada de aire y humedad. La superficie del ensilado debe sellarse con plástico después del llenado para reducir el deterioro.

Silos limitantes de oxígeno

Los silos limitantes de oxígeno minimizan la infiltración de aire en el forraje ensilado. Debido a que estas estructuras se descargan por abajo, pueden volverse a llenar durante la fase de alimentación, y no hay una cantidad mínima que deba ser alimentada diariamente para evitar el deterioro. Algo de aire, sin embargo, inevitablemente entrará en la puerta de descarga. Dado que la infiltración de aire es limitada en estas estructuras, muchos productores creen que un inoculante es innecesario. La investigación demuestra, sin embargo, que los inoculantes pueden mejorar la conservación de los nutrientes de los forrajes ensilados en silos limitantes de oxígeno.

 

Silos horizontales, trincheras y montículos (silos pastel, puente)

Estos silos son comúnmente utilizados para almacenar grandes volúmenes de ensilado (más de 100 Ha). Estas estructuras horizontales, sin embargo, necesitan llenarse lo más rápido posible, compactar adecuadamente, y sellarse inmediatamente para minimizar el deterioro aeróbico.

Los silos horizontales pueden construirse sobre el nivel del piso o ligeramente profundos en el piso. Por lo general tienen pisos de concreto, con paredes de concreto, madera u otro material.

Todos los silos trinchera son excavados en el piso que por lo general tiene una pendiente hacia el frente. Es popular en áreas con climas moderados y suelos bien drenados. Los silos trinchera pueden tener pisos y paredes revestidos, pero con frecuencia están construidos solamente de tierra que es aplanada a lo largo del fondo y a los lados

 

Bolsas de plástico

Las bolsas de plástico proveen un sistema de almacenamiento flexible, requieren una inversión relativamente pequeña, y son una buena alternativa de las estructuras convencionales. Muchos productores han tenido éxito con todo tipo de forrajes y granos de alta humedad en silos de bolsa. El desecho del plástico usado puede ser una preocupación.

Compactar forraje en bolsas puede ser inconsistente debido a que no hay aplicación de una presión vertical. Utilice un inoculante para ayudar a promover una buena fermentación en el silo en bolsa en donde la presión de compactación no es ideal. Asegúrese de que el nivel de humedad esté en el rango recomendado para el forraje.

 

El silo en rollos (envuelto en plástico), popular en Europa, también ofrece menores inversión de capital y requerimientos de mano de obra comparado con otros sistemas. Rollos de alta densidad, cada uno pesando de 600 a 1200 libras / 270 a 545 kg, son envueltos en una película de plástico, o apilados y cubiertos con una hoja de plástico. Un número de investigaciones limitadas indican que la calidad del ensilaje puede variar grandemente entre rollos. El deterioro y un desperdicio excesivo de la superficie son los principales retos en la producción de ensilado en este tipo de sistema de almacenamiento.

 

Llenado, compactación, y sellado

Tal vez se pierdan más nutrientes cuando el llenado del silo se prolonga que en otra área del manejo del ensilaje. Sin importar el tipo de silo, el llenado, la compactación, y el sellado deben completarse tan rápidamente como sea posible para conseguir las condiciones anaeróbicas necesarias para una fermentación, almacenamiento y alimentación óptimos.

Durante el llenado, distribuir siempre el forraje uniformemente y en capas delgadas. En silos verticales, utilice un distribuidor para evitar la separación de las partículas toscas y finas del forraje.

En silos horizontales, trinchera o montículos, utilice tractores de llantas pesados que vayan hacia en frente y hacia atrás sobre cada capa de forraje. Cubrir completamente y sellar la superficie del silo con plástico de 4 a 6 milímetros, y aplicar peso en toda la superficie con llantas de desecho.

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

Inoculantes: Todo lo que necesitas saber

  • Selección de un inoculante bacteriano para ensilaje

¿Por qué es tan confuso comprar un inoculante microbiano para ensilajes?

Los inoculantes bacterianos funcionan si se aplican correctamente, y si las bacterias están vivas al ser aplicadas. Las decisiones de compra son confusas porque algunos productos son cuestionables. Al mismo tiempo, hay nuevas cepas que crecen más rápido y benefician a los forrajes mejorando la estabilidad aeróbica, la recuperación de MS (materia seca), y la digestibilidad del almidón.

 

¿Son los inoculantes más costosos la mejor elección?

El precio no es siempre el mejor indicador de calidad. Sin embargo, generalmente es cierto que los productos más caros provienen de compañías que invierten en manufactura de calidad, empacado e investigación confiable.

Como tampoco los productos con más bacterias son necesariamente mejores o más rentables

¿Cómo puede un productor estar seguro de seleccionar un producto que entregará lo que promete?

 

Para reducir riesgos − y confusión, frustración, y desilusión – he aquí algunas sugerencias.

Pida ver la investigación del producto y esté seguro de que la investigación abarca las cepas bacterianas específicas en el producto. Revise cuidadosamente la calidad del empaque. ¿Los envases están sellados con calor? Las bolsas cosidas pueden permitir la entrada de humedad, la cual tiene un efecto adverso sobre las bacterias. Asegúrese de que el producto esté empacado con una barrera a prueba de humedad para lograr una mayor longevidad.

Verifique las fechas de expiración, fecha de elaboración, y números de lote. Estos muestran que el fabricante está teniendo especial cuidado en rastrear la edad del producto. Los productos que contienen bacterias vivas expiran, independientemente del tipo de empaque. Pregunte al agente de ventas que tipo de apoyo recibirá después de la venta Una buena compañía provee ayuda con recomendaciones del manejo del forraje, qué hacer con los forrajes problemáticos, equipo de aplicación, etc.

¡A lo que se reduce todo es a la investigación! Si usted va a pagar dinero por un aditivo para forraje, investigue el producto, los resultados de estudios en universidades, y lo más importante, el fabricante del producto.

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

Para minimizar la perdida de nutrientes: Aditivos!

Aditivos para forraje

Hay diferentes aditivos para forrajes disponibles para minimizar la pérdida de nutrientes y ayudar a producir un ensilado de alta calidad. Estos aditivos incluyen inoculantes bacterianos, enzimas, ácidos, y fuentes de carbohidratos y nitrógeno no proteico.

Inoculantes bacterianos

De los varios tipos de aditivos para ensilaje disponibles, los inoculantes bacterianos son los más ampliamente utilizados.

Cuando se practica un buen manejo del ensilaje, los inoculantes han mostrado mejorar consistentemente la calidad nutricional del ensilado, y proveer una recuperación sustancial de la inversión. Los inoculantes ayudan a asegurar que el forraje se fermente adecuadamente, y a maximizar el valor nutritivo y la palatabilidad.

Los lactobacilos y los pediococos son las especies de bacterias más comunes en los inoculantes para ensilajes. Ambos son productores eficientes de ácido láctico, el cual es necesario para una rápida disminución del pH. Debe reconocerse, sin embargo, la diversidad entre las BAL (Barcterias ácido-lacticas) causa diferencias en respuestas en diferentes cepas de la misma especie. Las cepas pueden diferir en su capacidad de utilizar ciertos sustratos y de proliferar en diversas condiciones de pH y temperatura.

Hay disponibles dos tipos básicos de inoculantes: hidrosolubles y secos granulares. Los inoculantes solubles en agua se proveen como un polvo concentrado que se mezcla con agua antes de su aplicación. Una vez mezclado, utilice la mezcla del inoculante en un periodo de 24 horas para asegurar su efectividad. Los inoculantes solubles en agua por lo general se empacan en botes o sobres. Los inoculantes secos se aplican directamente al forraje y generalmente se empacan en sacos de 9 a 22 kilogramos.

En estudios en universidades, la recuperación de MS (materia seca) de ensilados inoculados es consistentemente mayor que la de ensilados no tratados.

Las investigaciones muestran que el ensilaje inoculado desarrolla una homofermentación más eficiente, la cual conduce a una mejor producción de leche, ganancia de peso, y conversión alimenticia. La producción de leche de vacas alimentadas con henolaje inoculado fue 2.2 kg mayor que la de las vacas alimentadas con henolaje no tratado.

Una investigación en la Universidad Estatal de Kansas mostró que un inoculante microbiano mejoró la fermentación del ensilaje de maíz, lo cual resultó en un mejor desempeño de novillos. La recuperación de MS del ensilado inoculado fue mayor que la del ensilaje no tratado. Los novillos ganaron 3.8 kg más de peso por tonelada consumida de ensilado inoculado que los novillos que consumieron el ensilado no tratado.

Aplicadores

Una distribución uniforme de un inoculante bacteriano para ensilajes en el forraje es importante para la máxima efectividad del producto. Hay muchos tipos de aplicadores disponibles para inoculantes hidrosolubles o secos. Utilice un aplicador conectado a la cosechadora para asegurar una inoculación inmediata y uniforme antes de ensilar.

 

Un aplicador montado en el tubo descarga se utiliza comúnmente para silos verticales. El inoculante también puede ser asperjado o esparcido encima de cada vehículo que transporta forraje antes de descargarlo, o después de descargar el forraje en el silo antes de compactarlo. Sin embargo, este método no es recomendado y debe utilizarse como última opción.

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

Un ensilaje de calidad inicia con un buen manejo

Humedad

La humedad del forraje juega un papel crítico en un proceso de ensilaje exitoso. Cuando la humedad del forraje es muy baja, es difícil compactar el material ensilado. Como resultado, el aire puede permanecer atrapado en la masa de forraje. Esto favorece el crecimiento de lavaduras y hongos, lo cual conduce a un calentamiento excesivo y pérdida de materia seca (MS).

Temperaturas extremadamente altas (mayores a 46°C), las cuales pueden ocurrir cuando el oxígeno queda atrapado durante el ensilaje, pueden ligar a las proteínas del forraje a carbohidratos, haciéndolos a ambos no disponibles para ser digeridos y absorbidos por el ganado. Esta reacción de ligar la proteína ocurre más comúnmente en el henilaje de alfalfa. Adicionalmente, el ensilaje con hongos puede reducir la resistencia del ganado a enfermedades, y puede contener micotoxinas.

El ensilado muy seco y que se ha calentado extensamente, con frecuencia tiene un color café oscuro a negro, y un olor a quemado similar al tabaco. Si la humedad está por debajo de los niveles recomendados, puede ser necesario agregar agua al ensilar, aunque esto por lo general es difícil de hacer debido a la gran cantidad de agua requerida.

El forraje que se ensile muy húmedo puede producir efluente (escurrimientos). El efluente puede evitarse o minimizarse si el contenido de materia seca es al menos de 32% en silos trinchera y 35% en silos tipo torre. El efluente contiene alrededor de 6% de materia seca e incluye carbohidratos y proteínas hidrosolubles. Estos nutrientes no solo se pierden para la fase de fermentación, sino que representan una pérdida en el valor nutricional del ensilado. Los niveles bajos de azúcares pueden incrementar el riesgo de una fermentación clostrídica, en tanto que la pérdida de proteína significa que el productor tendrá que gastar dinero adicional en la adquisición de un suplemento proteico.

Ensilar con el contenido correcto de humedad también crea el mejor medio para las bacterias acido-lácticas (BAL) en la fase fermentación. Los rangos de humedad recomendados varían para los diferentes tipos de forrajes y de silos.

Madurez

La etapa de madurez del forraje al momento de la cosecha es un factor importante en la determinación del valor nutricional. La madurez afecta tanto el rendimiento como la calidad del ensilado. El rendimiento de forraje por lo general aumenta a medida que la madurez avanza, en tanto que el valor nutritivo por lo general disminuye. Las recomendaciones para la etapa de madurez correcta varían con los diferentes tipos de forraje y de silo.

De manera general se recomienda cosechar la planta entera de maíz cuando la línea de leche está a la mitad o 2/3 del grano. En este punto, la humedad de la planta completa normalmente será de 64 a 68%. Esto hace la compactación más fácil, y asegura azúcares fermentables adecuados para las BAL y un valor energético máximo para el ganado. Dado que el maíz debe ser ensilado en silos verticales o silos limitantes de oxígeno con un rango de humedad menor, la planta completa de maíz puede estar más madura en estas condiciones.

La madurez recomendada para la alfalfa es de 50% botónal inicio de la etapa de floración. Un retraso en la cosecha disminuye el contenido de proteína y aumenta los valores de Fibra Ácido Detergente y Fibra Neutro Detergente. Esto a su vez afecta de manera negativa el valor nutricional relativo del forraje.

Clima

Las condiciones climáticas durante la cosecha son de mayor preocupación para la alfalfa, y menos para el maíz. La alfalfa contiene 75 a 80% de humedad al corte, y debería deshidratarse siempre en el campo antes de ensilarse para evitar la producción de efluente y una potencial fermentación clostrídica. La cantidad de tiempo requerido para secar la alfalfa depende del clima. Condiciones calurosas y con viento deberán secar el forraje a una humedad de aproximadamente 65% en cuatro a seis horas. Si las temperaturas son frías o si la humedad es elevada, el periodo de secado se prolongará.

Mientras mayor sea el tiempo de secado, mayor será la pérdida de MS y nutrientes. Esto es debido a las enzimas respiratorias de la planta y a los microorganismos indeseables que utilizan los azúcares de la planta, los cuales de otra manera podrían ser utilizados por las BAL benéficas. Si la alfalfa está muy seca será susceptible de un calentamiento excesivo en el silo y tiene una menor digestibilidad de nutrientes, así como mayores pérdidas mecánicas en el campo. Henilaje muy seco (menor a 45% de humedad) puede conducir a un daño excesivo por calor y tiene el potencial para incendios espontáneos en el silo.

Debido a que los pastos y los cereales se deshidratan considerablemente más rápido que la alfalfa, buenas condiciones de secado son de menor prioridad al cosechar este tipo de forrajes.

Longitud de picado

El forraje que es picado del tamaño recomendado promueve una buena compactación, exclusión más rápida de aire, y distribución uniforme en el silo. El forraje que es picado muy largo es difícil de compactar y guarda oxígeno. Esto puede resultar en calentamiento excesivo por una fase aeróbica prolongada e incremento en el crecimiento de levaduras y hongos. Las partículas largas de forraje también pueden ser más difíciles de descargar y pueden ser un problema en las raciones.

Generalmente, forrajes con mayor contenido de MS requieren longitud de picado más pequeña porque son más difíciles de compactar. Picar el forraje muy fino, sin embargo, puede conducir a un nivel de grasa en leche más bajo, menor rumia, y una incidencia elevada de desplazamientos de abomaso y acidosis ruminal. Una recomendación general para la alfalfa es picarla a manera de que el 15-20% de las partículas sean mayores a 1.5 pulgadas / 3.8 centímetros de largo.

Para asegurar una longitud de picado adecuada, ajuste adecuadamente el equipo de cosecha y afile regularmente las cuchillas. Las cuchillas sin filo desgarran el forraje, lo cual contribuye a producir efluente excesivo y a la pérdida de nutrientes. Las navajas desgastadas pueden ser inseguras y representar un peligro.

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¿Estás perdiendo en tu producción de ensilaje?

Varios tipos de pérdidas pueden ocurrir en la producción de ensilaje. Éstas incluyen:

  1. Pérdidas en campo

Hay tres causas principales de pérdidas en campo: reacciones pérdidas bioquímicas y por escurrimiento generalmente son pequeñas en forrajes que no se secan previamente en el la respiración de la planta durante su secado y transporte al silo. La respiración de la planta continúa hasta que el forraje Los nutrientes se escurren al suelo cuando le llueve al forraje o de MS. del forraje durante las operaciones en el campo y de las condiciones del equipo de cosecha. Para minimizar las pérdidas una longitud de de picado apropiada.

El forraje se cosecha en la etapa de madurez correcta y las condiciones climáticas son favorables para un proceso rápido de secado.

  1. Pérdidas por respiración

Las pérdidas por respiración ocurren por una degradación de nutrientes por enzimas de la planta y microorganismos aeróbicos cuando el forraje está expuesto al oxígeno.

Cantidades excesivas de proteína de la planta puede degradarse a nitrógeno no proteico, el cual en ocasiones es utilizado menos eficientemente por el ganado lechero pudiendo reducir la producción de leche. Puede haber crecimiento de levaduras y hongos, conduciendo a una pérdida de nutrientes y a una posible producción de micotoxinas, aunque la mayor producción de micotoxinas ocurre antes de la cosecha.

Si la fase aeróbica se prolonga, nutrientes adicionales pueden perderse debido a un daño por calentamiento excesivo de carbohidratos y proteínas. Los productores deben estar concientes de que mientras más calurosa sea la temperatura ambiente y mayor sea la masa ensilada, mayor será el tiempo que el forraje retenga el calor. El ensilado que está “caliente” al ser alimentado por lo general puede ser menos palatable.

Para minimizar las pérdidas por respiración, ensile los forrajes en el estado de madurez, nivel de humedad, y longitud de picado recomendados, llene el silo rápidamente, alcance una densidad de compactación elevada, y selle inmediatamente después de llenar el silo

  1. Pérdidas por fermentación y clostridias

La magnitud de pérdidas por fermentación depende de la estructura del silo utilizado, los nutrientes en el forraje, y los microorganismos predominantes presentes. Antes de ensilar, verifique si hay grietas o fugas en el silo. Después de ensilar cubrir y sellar bien para minimizar la pérdida de nutrientes durante la fase de almacenamiento.

El forraje inoculado lleva a cabo una fermentación más eficiente de manera que las pérdidas son mínimas. La fase de fermentación se completa más rápido en los forrajes inoculados, y esto resulta en una mayor recuperación de MS.

Las clostridias son bacterias indeseables que pueden crecer en leguminosas con bajo contenido de MS. Están presentes en el suelo, y por lo general se introducen al forraje al cosecharlos. Los ensilajes clostrídicos experimentan pérdidas elevadas de MS debido a que las bacterias transforman azúcares, ácidos orgánicos y proteínas en ácido butírico, dióxido de carbono, gas hidrógeno, y amoniaco. La degradación de las proteínas durante la fermentación por clostridias puede ser severa.

El dióxido de carbono y el gas hidrógeno representan una butírico eleven el pH del material ensilado por arriba de 5.0, y provocan un olor rancio intenso que usualmente afecta la de clostridios incluyen aminas biogénicas que también afectan el consumo de MS e incluso la salud del ganado.

La probabilidad de una fermentación clostrídica se reduce cuando la alfalfa se seca previamente en campo al menos a ácidas inferiores a un pH de 4.6 a 4.8, se necesitan las cantidades correctas de las cepas de BAL para asegurar clostridias.

  1. Pérdidas por deterioro aeróbico

Cuando el silo se abre y la fase de alimentación comienza, estabilidad aeróbica se define como el tiempo que le toma a la temperatura del ensilado elevarse aproximadamente 2°C por encima de la temperatura ambiente al ser expuesto al oxígeno. La duración de tiempo durante la cual el ensilado permanece estable varía desde algunas horas hasta varios días, dependiendo de los microorganismos presentes. Levaduras, hongos, bacilos, y otros microorganismos pueden sobrevivir al pH ácido del medio durante las fases de fermentación y estable, y pueden proliferar al ser expuestos al aire. Estos microorganismos indeseables convierten azúcares y ácidos orgánicos en dióxido de carbono, agua, y calor, elevando el pH y la temperatura del ensilado, causando una extensa pérdida de nutrientes.

Para minimizar las pérdidas por deterioro aeróbico, alimente al menos por día 15 centímetros de la cara del silo que se está utilizando. Ya que el crecimiento microbiano es estimulado por la temperatura del silo, el calentamiento puede ocurrir más rápido en verano que en invierno. Alimente al menos 30 centímetros por día durante los periodos calurosos. Mantener la cara del silo lisa y utilizar toda la cara expuesta del silo diariamente también puede reducir el

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¿Porque fermentar un silo?

El ensilado es un proceso de conservación del forraje basado en una fermentación láctica del pasto que produce ácido láctico y una disminución del pH por debajo de 5. Permite retener las cualidades nutritivas del pasto original mucho mejor que el henificado, pero precisa de mayores inversiones y conocimientos para conseguir un producto de calidad.

  • Fases de la Fermentación de un Silo

El objetivo en la producción de ensilaje es maximizar la cantidad de nutrientes que puedan conservarse en el forraje.

El forraje se estabiliza a través de la fermentación, que es la conversión anaeróbica de los azúcares de la planta en ácidos orgánicos, por acción de las bacterias ácido-lácticas (BAL).

El proceso de ensilaje requiere cuatro elementos básicos para asegurar un ensilaje estable y de alta calidad:

  • Humedad adecuada
  • Suficientes azúcares en la planta
  • Rápido establecimiento de condiciones anaeróbicas
  • Cantidad y tipo de bacterias apropiadas.

Los principios básicos del ensilaje se pueden dividir en cuatro fases.

Fase I: Aeróbica

La fase aeróbica es principalmente un proceso de respiración. Inicia cuando el forraje es cosechado, y continúa durante el tiempo que el forraje es picado y colocado en el silo hasta que todo el oxígeno en el forraje se haya agotado. El oxígeno debe ser eliminado tan rápidamente como sea posible para inhibir el crecimiento de microorganismos aeróbicos indeseables. Los microorganismos aeróbicos consumen azúcares de las plantas que de otra manera serían utilizadas por las bacterias ácido-lácticas o por los microorganismos del rumen

Mientras haya oxígeno presente, la respiración de la planta continúa y puede haber crecimiento de hongos y levaduras. Esto puede conducir a un calentamiento excesivo y a la pérdida consecuente de proteína, materia seca (MS), y energía. La elevación inicial de la temperatura de la masa de forraje normalmente ocurre durante la Fase I, y puede alcanzar 9 – 12°C por encima de la temperatura ambiente. En un medio más ácido (< pH 5.5), la actividad de las enzimas de planta se reduce, y la degradación de proteínas y carbohidratos disminuye.

Fase II: Anaeróbica

La Fase II inicia cuando el oxígeno se ha agotado en el material vegetal almacenado. En  empiezan el proceso de fermentación y convierten los carbohidratos solubles en agua en ácido acético, algo de ácido láctico, alcoholes, y dióxido de carbono. A pesar de que el ácido acético es más débil que el ácido láctico, inicia la caída del pH en el material ensilado. La disminución continua del pH inhibirá eventualmente el crecimiento de las bacterias ácido-acéticas y favorecerá el crecimiento de las bacterias ácido-lácticas.

El pH inicial del material ensilado debe disminuir por debajo de 5.0 en menos de 24 horas en el caso de la planta completa de maíz, y menos de 72-96 horas en el caso de alfalfa. Si el pH permanece elevado, habrá un aumento en la pérdida de MS, una reducción en la disponibilidad de carbohidratos hidrosolubles para la producción de ácido láctico, y mayor oportunidad para el crecimiento de microorganismos indeseables. La producción de ácido láctico reduce la pérdida de nutrientes de la planta durante la fase anaeróbica, y el ganado también puede utilizar el ácido láctico como fuente de energía. Cuando el pH del material vegetal alcanza 5.0, la fermentación es dominada por las BAL. El pH disminuye aún más a medida que los carbohidratos hidrosolubles son convertidos a ácido láctico.

La Fase II se completa cuando el pH es lo suficientemente bajo como para inhibir cualquier crecimiento bacteriano. La Fase II se completa cuando el pH es lo suficientemente bajo como para inhibir todo cualquier crecimiento bacteriano. En un forraje adecuadamente manejado que se ensile con el nivel de humedad recomendado e inoculado con BAL, la fermentación típicamente se completa en alrededor de una a dos semanas.

Varios tipos de bacterias se encuentran de manera natural en los forrajes. Sin embargo, no existe garantía de que el forraje cosechado tendrá el número adecuado o las especies de bacterias deseadas necesarias para una buena fermentación. Por esta razón, los inoculantes bacterianos que contienen BAL deberían aplicarse durante la cosecha o en el silo para asegurar una fermentación rápida y uniforme.

Fase III: Estable

Una vez que el crecimiento activo de las BAL se detiene y el forraje ensilado alcanza su pH terminal, el ensilaje inicia la fase estable. Si el silo esta adecuadamente sellado, habrá poca actividad biológica y ocurrirán perdidas mínimas de nutrientes.

Fase IV: Alimentación

Esta fase empieza cuando se abre el silo y continúa hasta que todo el ensilado ha sido sacado y consumido. El oxígeno tendrá acceso irrestricto al ensilado en la cara que está siendo alimentada. El ensilado en la cara expuesta o en el comedero puede sufrir deterioro aeróbico debido a levaduras, y en ocasiones hongos, que estuvieron en dormancia durante la fase estable, y que ahora pueden crecer y ocasionar una pérdida extensiva de nutrientes.

 

CHR. HANSEN, INC., “Asegure un forraje de alta calidad”. 2009. Milwaukee, Wisconsil, USA

¿Estás ensilando bien? ¡No te olvides de esto!

¿Cuándo picar?

Para los materiales de verano, como es el caso del maíz, el rango óptimo para ensilar sería entre 1/2 a 2/3 de la línea de leche, ya que se compensa cierta pérdida de calidad de la planta, por el almidón aportado por los granos. Usar materiales con alta relación grano-planta.

Para el caso del sorgo, se debería de trabajar con grano pastoso. El punto debe estar cercano a los 40 cm. del suelo (levantar plataforma de corte),  porque en el caso del material mencionado, lo que llevamos a la bolsa de esos 40 centímetros, posee muy poca calidad y digestibilidad.

Para los materiales forrajeros, como ser la alfalfa, el punto de corte se debería realizar con un 10% de floración.

En los materiales de invierno, como el rye grass, la cebada y la avena, al no tener suficiente almidón que compense la caída de calidad de la planta, situación que se da cuando cosechamos  tardíamente, hace que la digestibilidad sea muy baja.

Tamaño de Picado.

Tener en cuenta la importancia del tamaño del picado de los materiales, ya que tiene un marcado efecto en la compactación del producto, como también en lo referente a la rumia.

Cracker.. ¿Si ó no?

Utilizar el corn-cracker, tanto en maíz como en sorgo.  El sorgo necesita sin dudas el tratamiento del grano con el corn-cracker, el cual debe de ser el específico para dicho grano, ya que difiere del que se usa para maíz.

Los Materiales

Diferenciar a los materiales a ensilar por su capacidad buffer (resistencia a la acidificación).  Los materiales de verano son los más fáciles por la alta relación de carbohidratos solubles (CHS) que estos poseen, los cuales son convertidos en ácidos (acético y láctico, principalmente).

Las leguminosas poseen características opuestas, ya que poseen muy baja relación de CHS y capacidad buffer.

Ensilado

El sellado del silo debe realizarse lo más rápidamente posible. Si se trata de un bunker, o de una torta, el sellado deberá hacerse con un material impermeable al oxígeno, asegurándo un contacto perfecto entre el plástico (nylon) y la superficie del silo

Extracción y suministro

Para el caso de los silos torta destacó que debemos planificar, para que la extracción en la cara expuesta del silo sea la adecuada al número de animales para no oxigenar demás el material que va a quedar para ser utilizado al otro día.

Dr. Leandro Abdelhadi, DMV, MSc.